¡Lo más vendido!

Categorías

Información

Fabricantes

Promociones especiales

No hay ofertas en este momento.

Proveedores

LLEVAR COMIDA A LA OFICINA

LLEVAR COMIDA A LA OFICINA

Llevar la comida un al trabajo sólo tiene ventajas ¡y no pocas! Te ahorras el gasto que supone comer fuera a diario, porque aunque tires de menús a final de mes todos sabemos que se nota. En cuanto a salud y nutrición, eres tú quien controla lo que comes y la calidad de los ingredientes, además de la cantidad y su estado de conservación. Para esto, queridos amigos, se inventó la tartera o fiambrera.

Es básico que esta sea de buena calidad, ya que no todos las que podemos encontrar son realmente adecuadas para confiarles nuestra alimentación. Que se estropeen con el tiempo y al lavarlas, que contengan productos químicos, o que no sean realmente aptas para microondas, son sólo algunos de los problemas que podemos encontrarnos.

Teniendo en cuenta todo esto Practic Food ha desarrollado un set de productos de máxima calidad y perfectos para su uso diario en las comidas: 100% libres de Bisfenol A, aptos para congelador, microondas y lavavajillas, completamente herméticos, y por si fuera poco, con resistencia a las manchas.

Aquí te dejamos unos trucos que no sabe todo el mundo para sacarle todo el partido a la sana costumbre de llevar la comida al trabajo:

  • Deja enfriar la comida antes de guardarla en el recipiente. De esta manera su textura se conservará perfecta al no empañarse la tartera debido al calor.
  • No es necesario que guardes el recipiente en la nevera una vez en la oficina. Si tu comida es de las que se conservan bien, como una ensalada, un sandwich (sin mayonesa) o algo de lomo.

  • Varía tu menú. Si repites la misma receta una y otra vez no estarás ganando en salud. ¡Sé creativX! Hay un montón de comidas que son perfectas para para llevar ya preparadas al trabajo y la idea es mantener una dieta rica y equilibrada.

  • Lleva un par de cubiertos contigo. Puede parecer una tontería, pero los primerizos en esto pueden contarnos lo frustrante que es sacar la comida en la oficina y darte cuenta de que olvidaste los cubiertos.

  • No renuncies al postre. Comer en en el trabajo no significa que tengas que renunciar a un buen postre. La fruta suele ser lo que más triunfa, pero postres preparados a base de leche o gelatina también valen.